Por favor lea este manual de instrucciones antes de usar

Tengo la costumbre (no entro a valorar si es buena o mala) de analizar detenidamente las instrucciones o manuales que acompañan a los equipos y aparatos electrónicos. Quizás se trate de algo que no haga mucha gente y por lo tanto deba sentirme afortunado. El único problema es que siempre lo hago después de tener dicho equipo o aparato montado, instalado y funcionando. Con lo cual la pregunta sería ¿para qué quiero las instrucciones?.

Y esa misma pregunta creo que es la que se hacen las empresas fabricantes porque en la mayoría de los casos la información es pobre, las explicaciones incoherentes y la organización brilla por su ausencia.

Pero es que estamos hablando de un elemento irrelevante, poco decisivo (ya que nadie compra atendiendo al manual que viene en el interior) y en el que confluyen otras informaciones (como las precauciones, advertencias y demás consideraciones legales que eximen al fabricante de cualquier responsabilidad ante un mal uso del artefacto) que no garantizan su eficacia.

Bien es cierto que para interactuar con los objetos hemos logrado un grado de simplicidad visual y textual que facilita en gran medida la tarea pero si queremos aprovechar la máxima funcionalidad y comprender ciertos procedimientos siempre será necesaria la presencia de un buen manual de instrucciones.

Creo recordar que Joan Costa en su libro La esquemática. Visualizar la información hablaba con gran acierto del problema que existía en cuanto a la estructura y maquetación de estos manuales. Y desde Nethodical nos detallaban hace ya tiempo algunas cuestiones relacionadas con su creación. Algunas publicaciones nos hablan del diseño de las instrucciones como Abrir aquí, el arte de diseño de instrucciones, de Paul Mijsenaar y Piet Westendorp, o Interface Design & Document Design, de Westendorp, Jansen y Punselie.

Pero a pesar de estas y otras muchas explicaciones la falta de acuerdos comunes y universales es una constante, me atrevo a decir histórica, que ha generado serios problemas y que ha conseguido anular estrategias de comunicación que podrían facilitarnos la interacción con los objetos así como buenas experiencias de uso.

Algunos manuales me recuerdan a aquella escena de los Hermanos Marx sobre “la parte contratante de la primera parte…”. No hay nada como la confusión para obviar cualquier responsabilidad.

texto de un manual de instrucciones

Y otros se exceden con verbos imperativos tan poco habituales pero tan explícitos que rompen esquemas.

etiqueta de un manual de instrucciones

Algunos de las errores más repetidos son:

-En la mayoría de los casos hay exceso de documentación poco útil.

-La escasez de acuerdos comunes y universales no facilita la comprensión y obliga a asumir nuevos esquemas a cada momento.

-Las malas traducciones o las traducciones literales debilitan la fuerza del mensaje.

-Cuanto más complejo es el artefacto menos eficaces son las instrucciones.

-En ciertas ocasiones las informaciones gráficas y textuales no reflejan con acierto la realidad o no se corresponden con el modelo, versión, etc. que hemos adquirido.

-Los manuales no se adaptan al nivel de conocimiento del usuario, al contexto de uso ni se valoran los conocimientos que ya se poseen para la adquisición de nuevas habilidades o aprendizajes.

-Los excesos de personalización en el diseño dificultan la identificación de los códigos universales ya establecidos.

-Los manuales más elaborados y que ofrecen una mayor calidad ofrecen menos explicaciones sobre el producto y más información corporativa y de otros productos relacionados.

Y hablando de este asunto, aprovecho desde aquí para felicitar a Steve Jobs no solo por su logrado iphone sino también por sus mini-instrucciones incluidas en el ipod shuffle. Si algo hay que reprocharle es su diminuto tamaño en comparación con mis «grandiosos» dedos. Pero no me importa si a cambio puedo disfrutar de un breve, simple e «higiénico» manual de instrucciones.

2 respuestas a "Por favor lea este manual de instrucciones antes de usar"

Los comentarios están cerrados.