En el 2008…menos es más

Comienza el 2008 y las felicitaciones de un nuevo año empiezan a oírse por doquier esperando que todas las ilusiones se vayan cumpliendo. Pues sumen ustedes otro renglón que ahí va mi felicitación y mis mejores deseos para aquellos que se asoman por este lugar. Que el 2008 venga cargado de oportunidades para todos.

Me hubiera lanzado a desearles lo mejor de lo mejor pero como nunca se sabe qué es mejor y no me quiero arriesgar… Por otro lado, estos primeros días de año, he tenido un ramalazo reflexivo que me ha dejado un poco fuera de juego y que además se ha agravado con algunas lecturas y con la adquisición de algún gadget y tecnología innovadora. De esta manera he generado una extraña sensación de estar especialmente rodeado de tecnología y no tener ni manos ni cabeza suficiente para aprovecharla al máximo.

Y no es que vaya de «sobrao» y licencioso por la vida porque estoy seguro que a mucha gente le está pasando. Quién más quién menos está aportando o va a aportar su limosna de caridad con el ya conocido canón digital. Todo un acierto para nuestras malas conciencias que estarán libres de pecado con esta exquisita penitencia (que en algunos casos es anterior al pecado pero… no pasa nada, porque todo se guarda en el cajón del «por si acaso»).

Y entre esta crecida tecnológica y el imparable desarrollo de la web 2.0 (y de usuarios 2.0) he concluido mi 2007 e iniciado el 2008 augurando un contundente…menos es más. Esa popular frase atribuida al señor Mies van der Rohe toma forma, resume y explica algunas de las cosas que están pasando.

Ya me había convencido hace tiempo del verdadero sentido de este lema minimalista aunque gente como Barry Schwartz a partir de su conferencia en Google TechTalks o de su libro titulado «The paradox of Choice Why More is less», disemina algunos enunciados y presupuestos que agilizan la comprensión del doble significado de este reversible eslogan (Joaquín Curto resume muy bien la intervención del sr. Schwartz por si no tenéis tiempo de escucharla). Muy práctico y muy recomendable, como muchas de las charlas de esta plataforma en Google.

Volviendo al tema que nos ocupa, reconozco que en los últimos días me he sentido sobrepasado en el manejo de artefactos y en el número de nuevas aplicaciones, comunidades, redes o servicios que he descubierto por Internet. Al final, de una u otra manera se acaban utilizando la mitad y, en cuanto a aplicaciones se refiere, tendemos a registrarnos en todos pero a mantenernos fieles a uno.

Probamos, seleccionamos y desechamos con tanta rapidez que la tendencia será aunar bajo un mismo concepto 2.0 todas las utilidades que manejamos. Y de la misma manera espero que la tendencia sea buscar la sincronización de dispositivos para una mejor gestión de los datos y de la información porque la exclusividad y la independencia no llevan a ningún sitio. Muchas plataformas, como Facebook o Plaxo por ejemplo, han comenzado este proceso y esperan completar su ciclo simplificando las acciones del usuario, facilitando la adaptación a dispositivos móviles y logrando que a un sólo click tengamos acceso a todos nuestros servicios y datos.

captura de la página de inicio de Plaxo

Morirán poco a poco grandes iniciativas de esta avalancha de aplicaciones que con tanto ímpetu nacieron. Y otras crecerán ferozmente convirtiéndose en el pan para mañana de aquellos que sacan polvo debajo del agua, a saber, Apple, Google, Microsoft, Yahoo, etc. Llegarán las liquidaciones, ofertas, compras, adquisiciones, grandes fusiones y la proliferación de aplicaciones que abandonarán el escritorio para hacerse virtuales.

¿Y que me dicen de los navegadores?. Son demasiadas cosas en una y todas ellas muy desorganizadas. Como dice Maeda, hay que simplificar hasta llegar a la reducción razonada. Y en caso de duda eliminar.

Podríamos hablar de muchos otros cambios, evoluciones e involuciones pero como vamos a vivirlos juntos a lo largo de los próximos 366 días (menos tres que ya hemos sembrado) pues nos los vamos contando, ok?.

Saludos y… Feliz comunicación 2008.

Una respuesta a “En el 2008…menos es más”

  1. Es casualidad que el arquitecto Ludwig Mies van der Rohe sea uno de mis favoritos. He visto en Google Tech Talks la conferencia de Barry Schwartz. Una pena que mi inglés no sea todo lo bueno para entenderlo perfectamente, pero he podido completar la comprensión de «Moor is less» a través del resumen de Joaquín Curto.

    Mis padres hicieron el viaje de novios a la Exposición de Barcelona de 1929. En 193O nací yo y mi padre, que fué un gran aficionado a la arquitectura, quiso, diecisite años después, que yo estudiara la carrera de arquitecto. Lo intenté pero no pudo ser. Ahora, después de 6O años, me vuelven a hablar del genial minimalista Mies van der Rohe. Cosas de la vida.

    He descargado Plaxo pero solamente por 30 días, que es gratis, ya que la suscripción por un año cuesta 49,95 $. Es muy interesente.

    Saludos.

Los comentarios están cerrados.