La creatividad no es diseño

Andy Rutledge se muestra muy crítico con aquellos que no han comprendido los fundamentos del diseño y se definen a sí mismos como diseñadores.

Creativity is not design. Creativity has nothing to do with design. Creativity is bound by no laws, rules, or strictures …which is perhaps why it’s so intoxicating (sometimes to the point of delusion). Design, on the other hand, is based entirely on math, psychology, human perception, and a host of rigid rules and laws that can be broken by only a highly skilled few. Those unfamiliar with these laws and rules, and the associated sciences are by no definition designers.

Por esta razón, nos propone un nuevo test (el primero lo tienes aquí) con el que puedes evaluar tu grado de comprensión de tales fundamentos.

design test by Andy Rutledge

Su propósito final es ilustrar la diferencia entre creatividad y diseño.

Even so, it should be clear that no amount of creativity can help you with this design test

La creatividad no es diseño pero eso no impide que un buen diseñador pueda llegar a ser un gran creativo.

8 respuestas a "La creatividad no es diseño"

  1. Muy interesante y práctico.

    Estoy 100% de acuerdo en que la creatividad no es diseño, aunque me gustaría comentar un par de cosas.

    Por un lado encuentro que aquello de que la creatividad no tiene reglas es altamente controversial, la utilización del adverbio «entirely» tampoco me cuadra. Quiero decir ¿cómo es que la creatividad no tiene reglas y que el diseño está enteramente basado en aquellos campos que enumera?
    Si fuera tan rígido y tan estricto, el diseño sería presa fácil para ser transformado en algoritmo y en Inteligencia Artificial, no? Pues la cosa no va muy bien… desde la lógica misma: ¿Cómo un wicked problem puede resolverse mediante un algoritmo?

    La conclusión me parece también algo capsiosa, una cosa es saber qué y otra es saber cómo. Yo se ir en bicicleta pero no se cómo lo hago, mi hija sabe que me llamo Ariel pero no sabe cómo llega a este conocimiento. El test puede ser respondido de manera correcta por alguien que no es diseñador (de hecho muchos expertos en diseño son incapaces de diseñar un CV decente), mientras que un diseñador que fallara en todas las respuestas podría resolver estas cuestiones si se enfrentara a ellas en una situación de diseño.

    Gracias por este post, la semana que viene probaré el test en alguna de mis clase, si sale algo interesante te cuento.

  2. Ariel, de acuerdo a la primera puntualización. En cuanto a la segunda, da lugar a muchas interpretaciones. ¿Crees realmente que el test puede ser respondido por alguien que no es diseñador?.

    Exista o no aplicación y resolución de los fundamentos en una situación de diseño no dejamos de hablar de conocimiento (entendido como proceso de aprendizaje), ¿no crees?

    Veremos que opinan los alumnos de esto, porque tampoco se salvan de las conclusiones de Rutledge 🙂

  3. Sergio, Ariel, no puedo reprimirme.

    La primera discusión no me interesa. Está claro que una cosa es creatividad y otra diseño. Aunque también queda claro que un diseñador poco creativo será peor diseñador (y un cirujano poco creativo peor cirujano…). Ser creativo es ser capaz de encontrar soluciones ante problemas inéditos.

    Me interesa más la segunda.

    A veces pienso hasta qué punto el público es capaz de descubrir los matices en los que uno piensa cuando trabaja. Sin embargo, estoy acostumbrado a ver cómo esos pequeños detalles y esas grandes normas, que se pueden aprender, y a los que se refiere el test, hacen que el resultado final (la imagen en su conjunto) tenga un aspecto que mis alumnos calificarían de ‘cutre’ o de todo lo contrario.

    Sin embargo, estas normas que enseñamos y aprendemos están demasiado dirigidas a un estilo que, probablemente, es el estilo de influencia centroeuropea. Un estilo que connota calidad, sencillez y modernidad. Y aquí es donde discrepo con Rurledge. Probablemente el diseño deba tener una capacidad mayor de transformismo. Quizá debamos enseñar también estéticas que no sean ‘de diseño’, que se adapten mejor al mensaje y a las necesidades comunicativas.

    Si el diseño es comunicación, el objetivo deberá ser comunicar correctamente lo que se quiere transmitir (aunque sea barato y dirigido al gran consumo).

    En fin, se quedan fuera tantos matices… (perdón por la extensión).

  4. El que escribió capciosa con S fuí yo? 😉

    Pienso que el test sí puede ser respondido por alguien que no sea diseñador, por un crítico por ejemplo, un experto en semiótica, un psicólogo… Justamente porque trata de cosas que pueden aprenderse de manera teórica, son leyes, principios…

    De la misma manera un diseñador que no conozca estos principios (se me ocurre) que podría decir: «mmm hay algo que no me cuadra de esta versión…» sin poder nombrar el problema que percibe. El diseñador se enfrenta primero a la página vacía, no a la alternativa entre dos opciones de las cuales una es correcta y la otra incorrecta. Por supuesto que el diseñador es mejor en tanto puede nombrar y explicar aquella intuición, esto no lo discuto. Sin duda los fenómenos que se comentan son importantes y es necesario conocerlos y entenderlos bien, pero son como la armonía o la lógica formal; que por si solas no te sirven para hacer buenas canciones ni para tener buenas ideas.

  5. Sinceramente, viendo el test, tengo la sensación que lo último que se está evaluando es la creatividad, si la capacidad de comunicación y síntesis de conceptos de diseño.Y esto es una pata (quizá la más importante).

    Creo que Luke Wroblewski hizo en su día un excelente resumen de las cualidades de un buen diseñador: reconocimiento de patrones visuales, narratividad, comunicación visual, y empatía.

Los comentarios están cerrados.