Wall Street Journal publica nueva web y crea comunidad

Lo adelantaba ayer el New York Times e incluso adjuntaba un primer pantallazo del nuevo diseño. Ha sido esta mañana cuando nos hemos despertado con una nueva cara de la versión online del periódico neoyorquino Wall Street Journal.

nueva portada del WSJ

El cambio supone dejar atrás, entre otras cosas, el clásico color azul junto con la barra de navegación lateral, vieja práctica que han ido abandonando buena parte de los diarios y que rápidamente es sustituida por una gran barra de navegación horizontal. También se reduce el numero de elementos en la página de inicio así como los espacios reservados para publicidad.

portada del anterior diseño del WSJ

En contraposición a estos cambios se opta por reforzar la conexión con el lector, fidelizar a la audiencia y aumentar su pertenencia a la comunidad aprovechando la calidad de su contenido.

Desde que se lograra la fusión entre News Corp. con Dow Jones los cambios se han ido sucediendo y el éxito de la estrategia empleada, basada en la publicación de más artículos para su sección gratuita, ha facilitado el aumento de visitas en todas las páginas del grupo. Aun así, desde paidContent señalaban que el rediseño ya estaba planificado antes de que se produjera la fusión pero que la inversión convirtió al medio en un entramado de innovaciones más agresivo.

La fuerza de este nuevo rediseño también está en los suscriptores. En su momento se alteró el sistema de suscripción facilitando mayor acceso al contenido gratuito a todos los lectores y visitantes con la intención de mejorar la estrategia publicitaria online. Igualmente se buscaba una mayor capacidad de acción a escala internacional y convertir la marca en el nuevo canal de información financiera internacional.

Ahora los suscriptores se hacen más visibles al facilitarles un perfil que les permita opinar o comentar artículos y así destacar el componente social que otros medios ya han aplicado. Sin embargo la diferencia está en conseguir mayor transparencia, calidad en los debates y en las discusiones que se generen evitando el anonimato. Los lectores no suscritos seguirán accediendo a buena parte de la información pero se sentirán con más ganas de convertirse en miembros de la red. En consecuencia, más suscritos y más visitas para la nueva web.

Se han reducido el número de espacios publicitarios pero los que aparecen ahora han aumentado de tamaño. Todo parece más intuitivo pero en cierto modo se ha corregido el orden de elementos y la saturación de contenidos dando mayor coherencia visual. Aumenta también la separación de elementos y la organización al desaparecer la clásica navegación en vertical de la izquierda.

No son cambios radicales pero sí obligados para un medio que además de buscar la proyección internacional de sus contenidos busca convertirse en el medio de referencia en EEUU.

NYT, su gran competencia en esta carrera, no se lo está poniendo nada fácil y sus logros tecnológicos e interactivos están dando mucho que hablar.