Inicio » Pensamientos no lineales

Pensamientos no lineales

Descubro en Toxel una campaña (Think) lanzada por la School of Visual Arts para animar a la gente a pensar. Diversos elementos cotidianos han sido diseñados con la apariencia de un bloc o cuaderno de notas.

La idea no es mala y es un buen recurso visual para provocar ciertas reacciones en la personas. Pero no creo que vayan muy acordes con el propósito de la campaña.

Me pregunto porque razón consideran el pensamiento como algo lineal, especialmente en una escuela de artes visuales. Si tuviera que apuntar un número de teléfono, hacer la lista de la compra o tomar apuntes en clase, quizás este tipo de soporte me invite a hacerlo con mayor comodidad.

Pero teniendo en cuenta que nuestro pensamiento no siempre es lineal y está sujeto a múltiples y constantes asociaciones de ideas, estimular la creatividad no creo que pase por establecer una racionalidad extrema. Al contrario sería más adecuado salirse de las pautas aceptadas, los esquemas ya conocidos, para dar paso al pensamiento divergente.

Hubiera optado por vaciar por completo el soporte y que solo una palabra permaneciera: Think. Manteles blancos, servilletas blancos, sobres de azúcar blancos. Es cierto que en cualquier momento, por esa continua asociación de ideas, tengamos la necesidad de volcar nuestra imaginación al papel. Pues nada como una hoja en blanco.

Ahora solo faltaría el instrumento de escritura o dibujo: el lápiz o bolígrafo. Ahí es donde tiene sentido el planteamiento IKEA: dispensadores de lápices, el souvenir más agradecido de la marca sueca.

¿Crees que con esto conseguiríamos que la gente «pensara más»?. No estoy seguro de ello pero sí estoy seguro que para ciertas tareas, la libertad de expresión visual genera notables beneficios, aun sabiendo que el resultado puede ser racional.