Maeda: El diseño será la tecnología del siglo XXI

A finales de 2007 John Maeda fue elegido presidente de Rhode Island School of Design (RISD) dejando así su puesto de director (Associated Director) de investigación en el MIT Media Lab.

John Maeda

La elección de Maeda me parece una estrategia brutal y esta potente escuela de arte y diseño aumentará aun más su prestigio. Su fuerza ya era visible por ser una de las principales escuelas artísticas de EE.UU, por su gran comunidad de antiguos alumnos, por la calidad de sus instalaciones o por su reconocimiento internacional, entre algunos de sus méritos. Famosos artistas han pasado por este centro y los anteriores presidentes han conseguido ampliar el campus y ofrecer multitud de servicios.

Para empezar Maeda, número 49 en la lista de las 75 personas más influyentes del s. XXI elaborada por Esquire, ha empezado contando todo aquello que tenga que ver con su entrada en el RISD, desde su blog y desde la sección creada para la ocasión, en la página oficial de la escuela.

El pasado día 12 de septiembre inauguró el curso académico y ofreció un discurso firme y decidido (Vídeos:Parte 1Parte 2).

The way that MIT did for technology; RISD will do for creativity

Según Maeda la tecnología está superando nuestra propia capacidad para hacer uso de ella pero será el trabajo de los diseñadores el que reestablezca el equilibrio de esta ecuación. La tecnología ha cambiado la noción de artista y diseñador.

Nicholas Negroponte, maestro y mentor de Maeda también estuvo allí (vídeo de la Keynote) y describió la realidad actual:

The future of expression, the future of media in general, has got to come from the people who use it, not just the scientists that are going to invent it.

Como parte de la inauguración se ha creado un curioso libro de visitas que con la frase «Start [ ] here» pretende recoger las impresiones de los usuarios de esta inauguración, tanto en modo texto como con imágenes.

Creo que no es fácil llegar a un público muy amplio expresando ideas claras y simples pero sí resulta sencillo aprovecharse de la tecnología para dar a conocer las bondades, las virtudes y los éxitos de una institución, sin que por ello hagan falta desembolsos o presupuestos desmesurados.

Esta escuela es un pequeño ejemplo de cambio y adaptación aunque hay otras muchas que ya se están sumando a esta formula: hacer y contar utilizando todos los canales posibles.