¿Eres un nómada digital?

Aprovechando el lanzamiento de su nueva generación de portatiles Latitude, Dell difunde su nueva comunidad denominada Digital Nomads. Según la nota de prensa que publicaron el pasado día 12 de agosto, este nuevo espacio está preparado para «personas que no están definidas por las cuatro paredes de su oficina o casa, sino por el deseo de estar siempre conectados para trabajar y jugar, cualquiera que sea el lugar».

imagen de la nueva publicidad de Dell

La adaptación de esta conocida metáfora digital y su integración con la nueva tecnología que incorporan los portátiles Dell renueva sustancialmente la imagen que hasta ahora habían ofrecido. Su propósito, por un lado, es buscar la aprobación y encontrar aliados entre todos aquellos que hacen un uso constante de los nuevos dispositivos, conexiones y modos de comunicación. Por otro, toma posición en la carrera emprendida hace ya unos cuantos años en el mercado de los productos tecnológicos centrada en cuidar no sólo el funcionamiento y la máxima operatividad sino también una cuidada y revolucionaria estética.

El resultado es muy bueno pero, como ya adelantaba Mariano Amartino en su blog, dudo del éxito de un espacio monomarca con escasa cabida a otros productos tan innovadores o revolucionarios desde el punto de vista tecnológico y con clara orientación hacia la movilidad.

Por otra parte la estrategia de lanzamiento no es mala cuando se trata de ofrecerla bajo un concepto con el cual todos nos podemos llegar a sentir identificados.

Hoy en día controlar la tecnología que nos rodea o hacer un uso adecuado de los conceptos que la envuelven, llegando al más puro discurso tecnófilo, se puede llegar a considerar un síntoma de tecnoromanticismo. Me encanta este palabro :-). Lo utiliza muy a menudo el profesor Jose Luis Molinuevo, una persona que creo que interpreta con mucho arte las metáforas digitales y que ha escrito acerca de la aceptación e integración de las mismas como lenguaje de la ciudadanía.

Cuando se refiere a este concepto lo hace para definir a la publicidad.

La publicidad es tecnoromanticismo. Y es un campo donde se puede ver la escasa innovación estética (utilización repetida de las categorías de lo bello y lo sublime en los programas informáticos) que acompaña a su creciente sofisticación técnica. Su oferta consiste en transformar la existencia cotidiana en una obra de arte total a través de la compra de un producto en sí banal.

Pero volviendo a la metáfora de la que estoy hablando, podemos observar como su utilización es cada vez mayor y el estudio de sus consecuencias sociales está muy ligado a la propia evolución tecnológica. En abril de este mismo año, The Economist publicaba en su edición impresa un reportaje especial sobre movilidad que aludía al creciente nomadismo y a su propia evolución terminológica.

McLuhan, Attali o Makimoto y Manners, autores del libro Digital Nomads, son algunos de los que han contribuido a esta histórica evolución que ha tomado nuevos rumbos y sólidas interpretaciones en cada época. Hoy se convierte en un referente para cualquier empresa que se precie ya que son los nómadas digitales quienes influyen decisivamente en algunas de las cuestiones tecnológicas que más se demandan (calidad, seguridad, tamaño, duración, estética, placer de uso, exclusividad…).

Illustration by Bell Mellor / economist.com
Redefinimos la realidad tecnológica y la hacemos universal para poder sentirnos más nomadas de nuestro tiempo. Crecen las tecnologías que fomentan esta actitud y a la vez nos esforzamos (con muchas dificultades) por detener el crecimiento de las enormes brechas de desarrollo entre países.

Si observamos el mapa (ITU Global View) ofrecido por la International Telecommunication Union y analizamos las increíbles estadísticas que ofrece (es posible obtener datos desde 1998), podremos darnos cuenta del exponencial crecimiento de la movilidad tecnológica, de las infraestructuras y de su presencia en países y poblaciones en vías de desarrollo. «Nomads at last«.

Quizás necesite más tiempo para llegar a nuevas interpretaciones de estas y otras muchas metáforas digitales y así poder contestar a la pregunta: ¿soy un nómada digital?.

Una respuesta a “¿Eres un nómada digital?”

Los comentarios están cerrados.