Inicio » ¿Crees que tu sitio realmente necesita comentarios?

¿Crees que tu sitio realmente necesita comentarios?

Joe Clark ha publicado un reflexión bajo la pregunta: Does your site really need comments?, ofreciendo una perspectiva que se aleja de la corriente habitual vivida en los últimos años.

Recientemente lo propuse como debate en clase y quedaron demasiados interrogantes abiertos. Entre otras cosas porque son líneas de discusión que surgen ahora que hemos superado nuestro momento de efervescencia 2.0 y que necesitan de una buena dosis de contextualización.

comentarios

Pudiera parecer incomprensible cuestionarse si un sitio necesita comentarios. Incluso hace unos años lo hubiéramos tildado de asunto polémico y transgresor. Pero en estos momentos cabe pensar que algunas de sus ideas no están nada desencaminadas.

Hemos creado unas reglas en este mundo de conversaciones, pero parece que presuponemos que estas reglas no podemos cambiarlas.

De esta manera los comentarios acaban convirtiéndose en un obligado elemento más de nuestras páginas, incluso en la definición de un sitio web, cuando deberían ser una característica técnica más.

Web sites can include comments and “conversations,” but that is merely a technical feature, not a defining one

La referencia que hace Joe Clark a los medios de comunicación es constante y no es para menos. En estos espacios los comentarios, entendidos como conversación, se han convertido en el valor añadido, que no solo adquieren una posición predominante, marcan el pulso de la información.

¿Qué valor tiene una noticia con 1 sólo comentario?. ¿Y una con 464 comentarios?. Miles de factores y variables pueden provocar esta doble situación pero, en uno y otro caso, ¿se hace tan necesaria su presencia?.

comentarios en dos noticias de medios nacionales

Por otra parte, y sin que nos demos cuenta, los comentarios empiezan a ser clasificados en la categoría de «ruido» y, colocados en los lugares más insospechados, para muchos medios han dejado de ser una «solución democrática» para convertirse en un costoso problema, especialmente cuando comentarios no es igual a conversación.

¿Se trata de un imperativo tecnológico o un imperativo social? ¿Hay comentarios porque son las reglas del juego o por qué hacen falta para completar la información?. ¿Es la única forma de escuchar y sentirse escuchado?.

Con esto no se cuestiona su existencia. Se cuestiona su presencia y relevancia en determinados sitios. La conversación ha tomado otro rumbo y poco o nada tiene que ver con el sistema de comentarios de muchos sitios web.