Aventuras digitales en tiempos difíciles

El huracán económico sobrevuela las cabezas de los grandes medios de comunicación y les hace pensar en un futuro lleno de unos y ceros. La creatividad, la innovación, el intercambio de valor y la rentabilidad serán las armas perfectas para enfrentarse a la incertidumbre. Esto nos recuerda que entramos en la recta final para la llegada del apagón analógico y es el momento de desplegar las velas para recoger los mejores vientos.

reflejo de la cúpula del Sony Center de Berlín

Entramos en un mundo digital más creíble que se convierte en la fuente de consulta indispensable de millones de personas. Un mundo donde los medios de comunicación experimentan nuevos cambios.

Tiempo de crisis entendido como tiempo de oportunidades. Kuhn también utilizaba el concepto “crisis” y aunque la coyuntura económica se encargue de recordarnos el claro empeoramiento de las circunstancias, en el mundo digital podemos ser más optimistas y empezar a pensar que luchamos por el cambio de paradigma.

Un cambio contagiado por el agotamiento de fórmulas y por la necesidad de una revisión constante de esquemas ampliamente repetidos. Así como el pensamiento científico está determinado por la comprobación y revisión de viejos presupuestos y la creación de otros nuevos, en Internet, la experimentación y el riesgo, facilitan la aparición inmediata de nuevos presupuestos y la generación constante de revoluciones que afinan la evolución.

Contamos con buenos ejemplos que nos demuestran que en algunas ocasiones los grandes se comen a los pequeños y en otras los más débiles caen ante una elevada cantidad de espacios irrelevantes y repetitivos. Pero surgen entornos más completos, consistentes, capaces de generar ingresos interesantes. Ya estamos comprobando que la evolución del comercio electrónico en España ha ido creciendo y la inversión publicitaria, destinada a los medios interactivos, alcanza elevados porcentajes con relación a la inversión total.

La evolución de la tecnología y la gran superación de formatos tradicionales nos ha permitido entender que, Internet, destaca por ser un medio capaz de cultivar una comunicación más directa con el cliente y conseguir una personalización de la oferta de productos y servicios.

Entender al consumidor de hoy puede convertirse en la baza más importante y, posiblemente, en uno de los elementos clave que determine el liderazgo en la red y en la gestión publicitaria.

En plena expansión del lipstick index y con un sinfín de aplicaciones inútiles, la web 2.0 puede pasar factura y es el momento de re-descubrir el medio o rentabilizarlo. Los usuarios están cansados de experiencias web similares y tanto la convergencia como el salto a la televisión digital van a exigir un nuevo planteamiento.

Los datos están del lado de los blogs y eso lo saben bien todos los medios, los cuales han llevado al terreno de la blogosfera a sus protagonista más aclamados, creando micromedios muy visitados.

Por poner algunos ejemplos conocidos, Soitu lo lleva haciendo desde sus comienzos, RTVE lo ha hecho con los rostros del Telediario, Telecinco publica las reflexiones de sus presentadores y Antena 3 hace tres cuartos de lo mismo. Todo esto sin hablar de los diarios, portales o de los personajes que se enfrentan a una realidad cambiante como le ha sucedido recientemente a Jose Saramago.

Y lo hacen desde el absoluto convencimiento de que en la red está el futuro y en los usuarios el valor añadido.

3 respuestas a "Aventuras digitales en tiempos difíciles"

  1. Es interesante ver como la crisis afecta tanto a los emprendimientos digitales como analógicos. En definitiva, lo que toda iniciativa debe tener es un modelo de negocios claro, buena gestión y maximizar los recursos disponibles. Muchos blogs que nacieron al calor de la web 2.0 ahora son prácticamente empresas de comunicación y se manejan con criterios similares (por ejemplo, TechCrunch que pasó de ser un blog unipersonal a una plataforma de lanzamiento para startups).

    Muy buen post Sergio. Un saludo.

  2. A buen seguro que muchas empresas se reconvertirán y, efectivamente, se pasarán a un terreno mucho más sólido, estable y sustentado en un modelo de negocio más claro.
    Supongo que lo importante es aprovechar la oportunidad y no esperar a que otros allanen el camino. Quizás ese haya sido el error de muchas aplicaciones y herramientas de la web 2.0. Intentar superar a la competencia o ser absorvidos por un «gigante de mil cabezas» 🙂
    Buen ejemplo TechCrunch.
    Saludos.

Los comentarios están cerrados.